El Dandy

Añoramos aquella vida… De vivir en lujosos edificios de piso exclusivo, con patios terraza y pista de helicópteros privada. Muy luminosos, pero con ambientes minimalistas en blancos, marfil y negros. Muebles sigilosos y algunos pocos cuadros expresionistas en acuarela y trazos en lapicera que alguna artista loca pintó y expuso en alguna muestra que ni los porteros que limpian la galería saben de qué se trata. Aquellos cuadros adornan el contorno minimal/chic de tu loft.
“Somewhere” o en algún lugar, estás vos. Con el martini revuelto, no batido. Acompañado por dos aceitunas sin carozo y con corazón de morrón dentro, aunque algunos prefieren la cabecita de cebolla. Es a elección la cosa.
De fondo, sonando algún Chillout de preferencia: Café Ibiza o alguno de Beach Service. Acompaña esta encantadora noche que se mueve al ritmo de la música de ambiente.
En compañía tuya unas 80 mujeres, todas modelos bien conchetas y recatadas tomando GANCIA  y bailando al son de este meloso tema coquetón. Donde las luces y el panorama parecen oscurecer y el pitch comienza a entorpecer tu visión. Sentís como se enlentece el panorama y la escena a continuación es en cámara lenta.
Como en un trasfondo pornográfico con telas de satén y cortinas de seda… y a punto de eyacular, te encontrás vos, con tu martini de terminar por el final y…………. STOP. Volvamos a la realidad….

Estás en tu casa, con la panza chopera debajo de la mesa. Mirando botineras con tu jermu al lado depilándose los bigotes con cera asquerosa que la calienta en el microondas.
Tenés una camiseta de pokemón que te regaló uno de tus ocho críos y el muy espirituoso Cinzano con el sifón de soda Ivess junto a una riquísima pero engordadora picada de: palitos, papa fritas, aceitunas, quesito y el más prestigiado salame que le compraste al vendedor ambulante muy posiblemente boliviano o peruano.
El escarbadientes en la boca no puede faltarte, algún florero chusco y olvidado cerca del estante de los trofeos que ganaste cuando todavía hacías deporte. La tierra sobre ellos lo dice todo.

Para adornar la noche llegan las dos doble de anchoas que pediste. Estás a punto de destapar la reina de la noche. Aquella rica y suave pero aguadisima Quilmes que acompaña monamente esa segura indigestión.
Una trompeta suena de fondo. Pero no es una majestuosa entrada de algún tema Chill Lounge. Nono, es el churrero que se atrasó unas horas en su recorrido.

La noche está en pañales, y vos como todo un Dandy no podés hacer otra cosa que… Meterle diario a las ventanas porque el chiflete de frío que entra es impresionante. Te ponés el pijama matapasión, dejás el peluquín en la mesita de luz y como todo un Dandy. Volves a aquel bello y encantador sueño que comentaba este humilde escritor al principio de la historia.

Ahora vos querido lector, con un poco de Adults Only me querés decir ¿qué tan Dandy sos?

Renzo Rubén Anconetani

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El Dandy

  1. un dandy dijo:

    Espectacular, me encantooooo. Sos un geniooooo!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s